Cosentino CTop Designers

Lázaro Rosa-Violán

Pintor de formación, diseñador por instinto

Image of HERO media fachada@2x 1 in v14 - Cosentino
“Soy pintor por formación y diseñador de interiores por instinto”

La repercusión mediática que provoca cada una de sus nuevas aperturas dan una idea del impacto que sus diseños están causando a nivel internacional. Por sus manos y las de su estudio (creado en 2002) ha pasado la modernización de tiendas de Pull & Bear, la creación de espacios tan inigualables como Diverxo (del chef Dabiz Muñoz) o incluso la Vip Área del nuevo Estadio de San Mamés, en colaboración con el estudio Urbana 15. Y estos son algunos ejemplos, sin salir de España. Porque sus diseños se extienden por todo el mundo: América, Asia, Europa y el norte de África.

Nacido en Tánger, de padres y abuelos catalanes, Lázaro Rosa-Violán vive a caballo entre Barcelona y Nueva York y lejos parece quedar aquel niño de 8 años que acudía como oyente a la Academia de Bellas Artes. O quizás no. Se define como “Pintor por formación, viajante por convicción y diseñador de interiores por instinto”, y afirma seguir encontrando inspiración en todas partes con un estilo “que son todos los estilos” fruto de su gran bagaje cultural. Descubramos más al profesional y a la persona que hay detrás de él.

¿Pintor antes que arquitecto? ¿Qué te llevó al mundo del interiorismo?

Profesionalmente sí me acerqué a la pintura antes que a la arquitectura, pero en amores, van en paralelo. Lo cierto es que no pensaba dedicarme a nada que tuviera que ver con la arquitectura. Estudié la carrera por placer, sin intención de convertirla en mi modo de vida, pero llegó un momento en que me di cuenta que pasaba el noventa por ciento de mi vida solo y comencé a hacer proyectos para trabajar en compañía.

¿Algún pintor o arquitecto referente en tu trabajo?

Tengo un montón. Quizás Le Corbusier. Sé que es un clásico. Pero lo tocaba todo y lo hacía muy bien. Sabía cómo combinar. A veces hacía proyectos con una paleta de materiales supersencilla, por problemas de dinero. Y tocaba la pintura y sabía manejar la luz. Pero es solo un ejemplo. Tampoco me radicalizo con nada.

Restaurante Diver Xo

El restaurante del tres estrellas Michelin, Dabiz Muñoz, recoge toda su furia creativa. “Se trataba de crear un local único y lleno de ensoñación para una cocina diferente y excepcional”. Los materiales de Cosentino conformaron ese hábitat.

La encimera central de Dekton Domoos contrasta con la luminosidad del resto de las mesas diseñadas de Silestone Blanco Zeus.

“Tengo una teoría: puedes mezclarlo todo. Lo importante es el resultado”

¿Dónde te formaste?

Hice Bellas Artes en Madrid y los dos primeros años de Arquitectura en París y los otros dos en Londres. No quería estudiar en España, la carrera parecía una ingeniería. Llevaba toda mi vida pintando y quería hacer tres especialidades en arquitectura: pintura, diseño industrial y escultura. Hace 30 años no era posible estudiar estos ‘diseños’ en España: los docentes eran arquitectos y no había profesores que me enseñaran lo que yo quería, porque siempre me ha gustado liarlo todo, inventarme las cosas.

Así que fui al extranjero a abarcar el tema del interiorismo, sin llegar a ser un decorador, término peyorativo en España, aunque no entiendo por qué. En Estados Unidos es la segunda carrera mejor pagada después de la de abogado. Incluso entre los interioristas, hay muchos que se ofenden si usan ese término.

Háblanos un poco de la decoración industrial, en la que fuiste pionero en España y que ahora está tan de moda.

Es verdad que he sido pionero, pero por falta de recursos. Vivía en Barcelona, donde era fácil encontrar estas cosas, que son chulísimas, y llevo 25 años yendo mucho a Nueva York, donde es tendencia y estoy muy familiarizado con este estilo. De hecho, me he criado en Bilbao, lo que me ha dado una percepción muy esteticista de lo industrial. Quizás mi estilo sea una mezcla de todo.

¿De ahí tu trabajo con materiales como Silestone y Dekton?

Trabajo con Silestone y Dekton por muchas razones, aunque quizá la primera de ellas sea por su resistencia. Pero también por su relación con lo industrial. Me gusta el punto en el que se ve la intervención humana en el material, sin ser artesanal.

¿De ahí tu trabajo con materiales como Silestone y Dekton?

Trabajo con Silestone y Dekton por muchas razones, aunque quizá la primera de ellas sea por su resistencia. Pero también por su relación con lo industrial. Me gusta el punto en el que se ve la intervención humana en el material, sin ser artesanal.

Restaurante Diver Xo

El restaurante del tres estrellas Michelin, Dabiz Muñoz, recoge toda su furia creativa. “Se trataba de crear un local único y lleno de ensoñación para una cocina diferente y excepcional”. Los materiales de Cosentino conformaron ese hábitat.

La encimera central de Dekton Domoos contrasta con la luminosidad del resto de las mesas diseñadas de Silestone Blanco Zeus.

¿Cómo te gustaría terminar esta entrevista?

Muy a menudo las preguntas que me hacen se quedan en las formas, en los datos. Buscan que contemos que ahora estamos trabajando en Sudáfrica, en América, etc. Lo que me gustaría es que digáis por qué hacemos los proyectos que hacemos. Me interesa que a mí se me vea como el cabeza, el capitán de un equipo. De hecho, en el despacho me llaman “capitán”. Al final yo hago lo que hago porque tengo un superequipo.

¿Como el “Oh capitán, mi capitán” de Walt Whitman?

No, pero me hace gracia. En una reunión para un proyecto en Corea un miembro de mi equipo me presentó así, como “el capitán”. Todos se rieron y desde entonces me he quedado con ese nombre.
Lázaro Rosa-Violán

Lázaro Rosa-Violán

Diseñador de interiores