Select your location
Internacional - Inglés

Cocinas blancas y negras: combinación ganadora

La decoración de cocinas blancas y negras es un clásico que no pasa de moda, convertido en una tendencia imprescindible en los últimos años; una combinación perfecta tanto para las cocinas tradicionales como para las más contemporáneas, con las que conseguirás diseñar un espacio atemporal, muy actual.

En función de las dimensiones y la luminosidad de la estancia deberás potenciar más una tonalidad u otra. En cocinas pequeñas o poco luminosas, no renuncies a utilizar el color negro, aunque aplícalo en pequeñas dosis, para darle más importancia al blanco. Toma nota de nuestros consejos y posibles combinaciones para que tu proyecto de cocina luzca a la última.

  1. Mobiliario negro, revestimientos y superficies de trabajo en blanco o viceversa

Cocinas blancas y negras

Tanto la primera propuesta como la opuesta, te proporcionará un juego de contrastes impactante, muy interesante y rompedor.Para cocinas vanguardistas, elige mobiliario en negro intenso en lacados brillantes o mates y añade una encimera y frontal de cocina en blanco puro. Escoge un diseño de módulos para la cocina de líneas rectas y depuradas, sin tiradores o con piezas de corte actual, diseños mínimos, también en negro o en acero mate.

Para la superficie de trabajo, el antepecho y revestimientos puedes elegir una superficie de trabajo de cuarzo Silestone, material concebido a partir de un tratamiento que ofrece bellos y variados colores, extraordinarias texturas, y unas altas prestaciones, entre las que destacan una gran resistencia a las manchas. Los blancos de Silestone, Iconic White, Banco Zeus, Ariel o Blanco Maple, entre muchos otros, te proporcionarán la dureza y resistencia que tu reforma necesita.

Además, Silestone ofrece la posibilidad de integrar un fregadero fabricado en el mismo material, para crear un diseño continuo, muy actual con sus modelos Integrity, disponibles en varias medidas, desde 41 x 51 x 15,5 cm, el modelo Integrity One, 37 x 51 x 15,5 cm, para un solo seno, o Integrity XL disponible en unas medidas de 43,5 x 67 x 21 cm, entre otras propuestas. El recurso ideal para que la cocina luzca impecable, prácticamente sin juntas.

Si prefieres diseñar una cocina con mobiliario blanco, podrás crear el contraste utilizando el negro para el resto de superficies, decantándote por colores como Eternal Marquina, -una de las últimas y espectaculares novedades de Silestone-, Iconic Black o Negro Anubis… Las distintas texturas que ofrece la firma te permitirá crear una cocina con carácter y personalidad, escogiendo entre los acabados ‘Pulido’, ‘Suede’ o ‘Volcano’.

Las superficies ultra-compactas Dekton también te permitirán diseñar cocinas blancas y negras  más funcionales y con estilo, utilizando alguno de sus sorprendentes colores y acabados únicos como las tonalidades negras Radium de la serie Industrial Collection, Spectra de la colección XGloss Solid o Borea de Wild Collection, un acabado inspirado en la textura de la madera, ideal para proporcionar más calidez y singularidad a la cocina. Entre las propuestas de blancos de Dekton destacan Nilium, una de las últimas novedades de la serie Industrial Collection, Aura 15 o Entzo de Natural Collection, dos acabados que imitan fielmente el mármol o Halo de la serie XGloss Solid, superficies que cuentan con todas las prestaciones que ofrece Dekton: gran resistencia a las manchas, a la abrasión, al frío, calor, rayado, etc.

 

  1. Blanco con detalles en negro

Si la cocina que estás reformando es de reducidas dimensiones o poco luminosa, utiliza el blanco como color esencial y añade algunos detalles en negro, en pequeños accesorios, complementos, electrodomésticos o iluminación. Un espacio eminentemente blanco resultará sorprendente si añades unas pantallas o taburetes en color negro.

Aunque revestir toda la cocina en color negro provocaría que el espacio se viera más reducido, si lo aplicas únicamente en la zona de trabajo conseguirás disimular las manchas que puedan hacerse al cocinar.

Cocinas blancas y negras

  1. Para cocinas poco convencionales.

 

Cocinas blancas y negras

Por el contrario, si sobra espacio y cuentas con una entrada de luz natural abundante puedes apostar por la combinación contraria; mucho más atrevida y poco convencional, elige el negro para diseñar el mobiliario, encimera, revestimientos y pavimentos y añade el blanco en algunas piezas clave, para crear un juego de contrastes muy favorecedor.

 

  1. Una isla de cocina en negro.

Cocinas blancas y negras

La isla de cocina se ha convertido en un imprescindible en las grandes cocinas y las que están integradas al salón y comedor.

Diseña un espacio rompedor con una isla en negro intenso, tanto para los módulos como para los revestimientos que cubren la pieza. El contraste con el resto de elementos en blanco, te ayudará a crear un espacio vanguardista, de tendencia.

 

  1. Suelos de damero en blanco y negro

 

Los suelos de damero en blanco y negro vuelven para convertirse en un pavimento de tendencia. Piezas clásicas en formatos estándar de 30 x 30 cm, a 40 x 40 cm o, baldosas de grandes dimensiones alternando ambas tonalidades, añadirán carácter y personalidad a la cocina.

 

  1. Un office muy sofisticado

 

Cocinas blancas y negras

Si prefieres diseñar una cocina en color blanco en su totalidad, puedes añadir el negro en la zona de office: una mesa y las sillas en color negro, te permitirán diferenciar los espacios, añadiendo elegancia y sofisticación al ambiente.

Si sitúas el office en una esquina de la cocina puedes también utilizar revestimientos distintos a los del resto de la estancia, jugando con materiales con texturas y acabados en color negro.

Sin duda, las cocinas blancas y negras siguen siendo una de las mejores alternativas para crear espacios sofisticados y atemporales.

 

Si te ha gusta este artículo, ¡no te pierdas nuestra guía gratuita!

ES - Cocinas de Revista

You may be interested

Previous article
Cómo elegir el revestimiento pared cocina