Select your location
Internacional - Inglés

Comer en la cocina

Noticias, Top Trends

Comer en la cocina: ideas para planificar un office

Contar con un office en la cocina, sea del tamaño que sea, se ha convertido en una de las prioridades, cuando estamos planteando una reforma. Descubre nuestras propuestas para instalar un confortable y funcional comedor de diario en tu cocina, incluso cuando los metros escasean.

1. Encimera volada como office

Si contemplas la posibilidad de instalar una isla de cocina o una península, podrás diseñar un comedor de diario, prolongando el sobre de la encimera y añadiendo unos taburetes.

Para un office mínimo, tipo barra, tan sólo necesitarás prolongar la encimera unos 35 centímetros, aprovechando el contorno de la isla o la península; el espacio necesario para que puedas colocar las piernas cómodamente.

Si cuentas con más espacio, valora la posibilidad de alargar la encimera y soportarla sobre unas patas del mismo material que la encimera o un soporte de acero o madera, en uno de los extremos.

Además, cuando no lo estés utilizando para desayunar, comer o cenar, podrás usarlo como superficie de trabajo extra, por lo que ganarás en comodidad y eficiencia.

Las encimeras de cuarzo Silestone o las superficies ultra-compactas Dekton te permitirán diseñar una superficie continua, sin juntas. Además, en el caso de las de Silestone podrás integrar totalmente el fregadero, creando un espacio armónico y funcional, de un diseño impecable.

2. Cocina y comedor integrado

Si estás planeando una reforma completa y te gustan los espacios abiertos, valora la posibilidad de integrar la cocina y el comedor, eliminando los tabiques que separan ambas estancias. Una solución ideal para disfrutar de un espacio muy social, diáfano, amplio y luminoso. Eso sí, antes de aventurarte a tirar paredes, asegúrate que se trata de un tabique y no una pared maestra. Consulta siempre con un profesional este tipo de reformas porque incluso los tabiques pueden acabar convirtiéndose en un elemento estructural de carga, con el asentamiento que se produce con el paso de los años, hecho que condicionará también su posible modificación.

 

3. Mesa adosada a la isla o la península

Una isla o península de cocina estrecha te permitirá adosar una mesa, en su parte trasera. Si eliges un diseño de mesa con ruedas podrás además desplazarla con comodidad, adaptándola a tus necesidades y número de comensales.

En las cocinas de planta alargada podrás adosar la mesa en uno de los laterales de la isla, en el extremo que no cuenta con espacio de almacenaje, armarios, cajones o electrodomésticos.

4. Barra abatible

También cuando los metros escasean, puedes diseñar un pequeño office en tu cocina, utilizando una barra abatible, instalada en una de las paredes, preferiblemente la que quede más despejada. Despliégala cuando la necesites y recógela cuando no. Para aprovechar al máximo el espacio es preferible que escojas taburetes o sillas altas plegables o apilables para que puedas guardarlos cómodamente, cuando no los estés utilizando.

Para dos personas, elige una barra con un ancho mínimo de 120 cm y un fondo, de 35 a 45 cm.

5. Baldas extraíbles

Las baldas extraíbles que se ocultan bajo la encimera te permitirán crear un original office que permanecerá oculto cuando no lo necesites. Este tipo de superficies pueden quedar voladas, sin apoyo o presentar un tipo de pie o soporte que se despliega automáticamente, cuando extraes la balda.

6. Zona de office independiente.

Si cuentas con el espacio suficiente, aunque no es necesario que sea excesivo, podrás colocar una mesa de office, adosada a una de las paredes de la cocina.

Calcula el espacio que ocupan las sillas: para poder desplazarlas correctamente, para sentarte y levantarte necesitarás un espacio de 70 centímetros por detrás de cada asiento. Completa la composición con una lámpara de techo que ilumine directamente la superficie de la mesa.

Si tienes suficientes metros en tu cocina como para centrar la mesa, puedes escoger un modelo redondo; una pieza de estas características te permitirá  aprovechar mucho mejor el espacio. Calcula que la medida perfecta para acomodar a cuatro personas es de unos 75 cm de diámetro.

En el caso de las mesas cuadradas o rectangulares, ten en cuenta que cada comensal necesita unos 60 centímetros de ancho para poder sentarse de forma confortable.


Previous article
Cindy Crawford, icono también del diseño de la mano de Silestone®