Select your location
Internacional - Inglés

¿Fregadero de uno o dos senos? Te ayudamos a decidir

Top Trends

En el momento de planificar cómo será tu nueva cocina, la cuestión de qué fregadero elegir es realmente importante. ¿Me conviene un fregadero de cocina de dos senos o me bastará con uno de una cubeta?, ¿qué medidas tienen estas piezas? ¿quiero que el diseño integre el escurridor? Muchas preguntas y, a continuación, todas las respuestas.

¿FREGADEROS DE COCINA DE UN SENO O DE DOS? ESA ES LA CUESTIÓN

La respuesta a si instalar un fregadero de un seno o de dos dependerá de varios criterios, como la superficie disponible en la estancia, el número de miembros de la familia que viven en la casa y la forma habitual de lavar los platos. Si bien es cierto que el fregadero de dos senos es el más habitual, veamos las características de cada opción:

  • Los fregaderos de un seno son adecuados en el caso de que el tamaño de la cocina sea bastante reducido, porque emplear más espacio restaría mucha funcionalidad al contar con poca superficie de trabajo. Idealmente se debe equipar la estancia con un lavavajillas, aunque sea de los compactos, que en lugar de 60 cm de ancho miden solo 45 cm. En cuanto a la modalidad familiar, resulta ideal para personas que viven solas, parejas o familias pequeñas.
  • Los fregaderos de dos senos resultan perfectos en cocinas medianas y grandes y cuando las familias que habitan en la casa están formadas por más de tres personas. ¿Cuál es la ventaja de este diseño? Una cubeta se deja con los platos y cacharros sucios y se emplea para fregar, mientras que la otra se utiliza para el aclarado de la vajilla, limpiar los alimentos, etc. Y es que aunque se equipe la cocina con un lavaplatos, en muchas ocasiones no nos libramos de fregar a mano grandes recipientes, como ensaladeras, recipientes del horno, ollas o cazuelas.
  • Valorar una opción intermedia para la zona de aguas puede ser la mejor idea. Los fregaderos de un seno y medio en lugar de contar con dos cubetas de idéntico tamaño, una de ellas es más pequeña. ¡Este tipo de diseños da el espacio necesario para trabajar con fluidez sin ocupar demasiado espacio! Así que se convierte en una buena alternativa cuando escasean los metros.

Solicita Presupuesto
para tu Proyecto

Solicita presupuesto a medida y sin compromiso a la red de tiendas certificadas de Cosentino. Compara precios y estilos que mejor se adaptan a tu proyecto. Con la garantía de 25 años que ofrece Cosentino.

PIDE TU PRESUPUESTO

 

Fregadero de un seno con escurridor

A TENER MUY EN CUENTA: LAS MEDIDAS

El tamaño de los fregaderos de cocina normalmente viene indicado en función de la longitud del mueble bajo que los integrará y va a partir de los 45 cm, pasando por los 50, 60, 70, 80 e incluso llegando a los módulos de 90 cm. Estos últimos modelos de gran capacidad, denominados también tipo bañera, pueden ser fregaderos de un seno solo, no necesariamente deben contar con dos cubetas, y se emplean mucho en las cocinas de todos los estilos, tanto clásicas como vanguardistas o de estética minimalista. Porque un fregadero de un seno de buen tamaño permite trabajar con comodidad en él y, visualmente, se convertirá en un elemento protagonista del ambiente.
Por otra parte, en las cocinas de generosas dimensiones, como las que cuentan con una gran isla central o una península con barra de desayunos, es habitual instalar dos zonas de aguas diferenciadas, lo que permite acortar los desplazamientos. En estos casos el área auxiliar, que sirve de apoyo para la preparación de los platos, suele estar conformado por un fregadero de un seno pequeño, por ejemplo, de 30 cm de largo únicamente.

HABLEMOS TAMBIÉN DE SUS FORMAS

Rectangular, cuadrado, redondo… ¿qué formas puede tener un fregadero de cocina? El rey es el de formato rectangular, tanto si se trata de un fregadero de un seno como de dos. E indistintamente del material con el que pueda ser fabricado: acero, resinas, piedras naturales o cerámica, su longitud suele ser de a partir de 70 cm. La segunda forma más habitual es la cuadrada, que nunca se emplea en fregaderos de dos senos, solamente para los de una cubeta. En estos casos a menudo se trata de las mencionadas pilas auxiliares, empleadas casi exclusivamente para limpiar alimentos o lavarse las manos. Y aunque existen disponibles en el mercado diseños redondos, lo cierto es que cada vez se instalan menos, al optimizar menos la zona de aguas de la cocina.
Mención aparte merecen los fregaderos esquineros, que optimizan el espacio de las cocinas de pequeñas dimensiones y suelen incorporar un escurridor para el secado de la vajilla, la cristalería y la cubertería. Hay que tener en cuenta que, aunque esta solución saca mucho rendimiento a un rincón, no es la más cómoda para trabajar.

Fregadero un seno multifunción

CONVERTIR LA ZONA DE AGUAS EN UN RINCÓN MULTIFUNCIÓN

Una vez elegido un fregadero de dos senos, o de uno, ofrecemos unas ideas para mejorar aún más su funcionalidad. Convendrá elegir los accesorios que complementen la forma de trabajar en la cocina de toda la familia en la zona de aguas. Por ejemplo, es habitual equipar la pileta con un módulo escurridor de acero inoxidable o una cesta de rejilla donde alojar el estropajo. Así se dice adiós al caos que hay muchas veces alrededor de los fregaderos de cocina. ¿Más accesorios útiles e ingeniosos para organizar el rincón y propiciar el orden? Una tabla de cortar para poner sobre el fregadero, totalmente integrada en él. Si se completa el equipamiento con una jabonera empotrada para el gel lavavajillas, el espacio no podrá ser más funcional.

Solicita Presupuesto
para tu Proyecto

Solicita presupuesto a medida y sin compromiso a la red de tiendas certificadas de Cosentino. Compara precios y estilos que mejor se adaptan a tu proyecto. Con la garantía de 25 años que ofrece Cosentino.

PIDE TU PRESUPUESTO

 

Un último aspecto a valorar es si el mismo fregadero de cocina debe incorporar el escurridor anexo. De hecho, una solución aplicada mayoritariamente es que no lo lleve, pues se pueden practicar unas hendiduras en la encimera para crearlo. Es el caso de materiales muy resistentes a la acción del agua y la cal, como Silestone. Instalar un fregadero integrado en la superficie de trabajo junto al fregadero, consigue una estética actual que convence cada vez más a los usuarios.

En resumen, quien se decide por un pequeño fregadero de un seno posiblemente lo use poco o el espacio no sea muy holgado. Los fregaderos de dos senos o los tipo bañera, de una cubeta grande, son los reyes en las cocinas de hoy día. Y como siempre hay quien busca alternativas que ahorren centímetros, a estas personas le convencerán los fregaderos de un seno y medio, de medidas contenidas, pero igual de prácticos que los que cuentan con una doble cubeta idéntica.


Previous article
¿Cómo reformar una cocina sin hacer obra? 11 ideas interesantes