Select your location
Internacional - Inglés

Te ayudamos a elegir el mejor fregadero de cocina

Top Trends

A pesar de que en las cocinas actuales se impone la instalación de lavavajillas, los fregaderos de cocina siguen cumpliendo funciones esenciales y son el centro de operaciones del espacio: para limpiar los alimentos, escurrir el agua de los hervidos, llenar ollas de agua, fregar algún que otro cacharro de gran tamaño o una cristalería o sartén delicada que quizá se estropearía en el lavaplatos.

Por su papel tan principal en el área de preparación de los alimentos, los fregaderos de cocina deben ser de diseño estético pero, sobre todo, funcionales y resistentes. Analizamos los materiales, formas y medidas de los fregaderos de cocina para que des con el que más te conviene.

DÓNDE UBICAR EL FREGADERO DE COCINA

Toda cocina cuenta con tres áreas, una zona de aguas y preparación, que incluye el fregadero de cocina, en la mayoría de casos el lavavajillas, así como superficie de trabajo. La zona de almacenamiento es donde se guardarán los alimentos refrigerados y no refrigerados y contará con frigorífico, congelador y muebles de despensa. La última, es la zona de fuegos, es decir, con los fogones o placa de cocción, hornos y microondas. Entre estas tres áreas conviene dibujar un triángulo que permita trabajar cómodamente evitando desplazamientos innecesarios.

Te puede interesar: Cómo reformar una cocina sin obras.

Otro aspecto esencial es qué distancia dejar de lado a lado del fregadero de cocina, las medidas de los fregaderos de cocina recomendadas por los expertos son de al menos 40 cm. Y también respetar una distancia de 60 cm entre la placa de cocción y la pica, por seguridad y comodidad.

Hay que tener en cuenta también que para facilitar la carga y descarga del lavavajillas el fregadero de cocina debería estar idealmente junto a él. En estancias con una ventana, es muy buena ubicación instalar la pica bajo esta, para ello habrá que pensar en un sistema de apertura corredero u oscilobatiente y, si no, en una grifería abatible que permita la apertura de las hojas sin dificultad.

MATERIALES IDÓNEOS PARA LOS FREGADEROS DE COCINA

Hay que optar por fregaderos de cocina realizados en materiales higiénicos y poco porosos, aparte de resistentes a golpes y arañazos. Estas son las opciones más empleadas y sus características:

  • El acero inoxidable, en acabado pulido o mate, sigue siendo hoy día la opción más popular y más empleada en los fregaderos de cocina del mundo entero. Se trata de un material ligero, higiénico, fácil de limpiar y mantener y muy resistente frente a los golpes y productos de limpieza. No obstante, tiene los inconvenientes de que se raya con facilidad, en ocasiones es difícil que no le queden marcadas las huellas y hay que prestar atención a que no se le acumulen manchas de cal.
  • Los fregaderos de cocina elaborados en materiales sintéticos, ofrecen unas prestaciones excepcionales: resistencia a los golpes, a las altas temperaturas, a rayaduras y resultan muy fáciles de mantener como el primer día.Además de su alta durabilidad, estos productos ofrecen otra gran ventaja estética: pueden elaborarse en una sola pieza con la encimera, creando una imagen continua. Pero, además, se fabrican en una gran variedad de colores y texturas. Por ejemplo los fregaderos Integrity de la firma Silestone, compuestos con un 94% de cuarzo natural, están disponibles en blanco o negro, gris, arena, marrón… Y en textura lisa pulida, satinada y rugosa. De este modo, Silestone logra que sus fregaderos de cocina se puedan integrar bien en ambientes de estilos muy diversos.
  • La piedra natural, principalmente el mármol y el granito, logra unas picas de una belleza excepcional y única y es una opción empleada en espacios de estilo rústico o clásico. No obstante, se trata de materiales vulnerables a las manchas, al ser porosos.
  • Los fregaderos de cocina fabricados en cerámica de alta calidad ofrecen una estética retro y, aunque fueron muy habituales épocas atrás están cayendo en desuso, dado que se trata de un material delicado con el que hay que tener cuidado con los golpes, que podrían dañarlo de forma irreparable. Además, el uso de productos de limpieza puede alterar su característico blanco y mancharlo. Dado que son tan sensibles a los golpes fuertes, no se recomienda instalar un fregadero de cerámica en las casas con niños. Estéticamente este tipo de picas ofrecen una imagen nostálgica bella, en especial cuando se deja el frontal visto.

Fregadero de cocina de dos senos

FORMAS Y MEDIDAS DE FREGADEROS DE COCINA: INFINITAS OPCIONES ENTRE LAS QUE ELEGIR

Entre las formas de los fregaderos, las redondas están algo en declive, al desaprovechar el espacio disponible. Y ya se sabe, en interiorismo, ¡cada centímetro cuenta! Así, las más comunes son las picas rectangulares o cuadradas. En cuanto a las medidas de los fregaderos de cocina, antes de nada habrá que meditar bien el uso que se hace de ellos, si van a incorporar escurreplatos e, incluso, si la cocina va a contar con dos fregaderos: de apoyo y otro principal.

Te puede interesar: ¿Cuánto cuesta reformar una cocina?

Los fabricantes, si no indican el tamaño específico de la pieza sí que van a decir para muebles de qué ancho son indicados: las medidas del fregadero de cocina son para muebles de 45, 50, 60, 70, 80 y 90 cm. Mientras que, en el caso de que la pica sea auxiliar y se emplee únicamente para lavar alimentos y escurrir las cocciones hervidas, con un tamaño muy reducido de apenas 30 cm de ancho, será más que suficiente.

¿Más cosas? Estudiar el número de cubetas: hay fregaderos de cocina de un seno, dos senos, un seno y medio, composiciones con escurridor… Los modelos de un solo seno suelen tener gran tamaño para garantizar una buena comodidad mientras se trabaja en él. Y cuando se trata de aprovechar una esquina, en esos casos hay que recurrir a los diseños esquineros.

TIPO DE INSTALACIÓN DE FREGADEROS

Otro aspecto a considerar de los fregaderos de cocina es la forma de instalación. En estos casos se dividen en tres grandes grupos:

  • Encastrados o de sobre encimera: son los que se encajan sobre la encimera y el borde de la pica queda visible sobre la parte superior de la superficie de trabajo.
  • Enrasados: van a ras de la encimera, a la misma altura, consiguiendo una superficie lisa y sin uniones, lo que hace de este fregadero de cocina muy higiénico. Por ejemplo, se consigue con materiales sintéticos, como Silestone.
  • Bajo encimera: el montaje se realiza por debajo del plano de trabajo. En el caso de fregaderos de grandes dimensiones se recomienda un buen anclaje que asegure una buena sujeción.
    Con esta completa y práctica guía, los fregaderos de cocina ya no tienen secretos para ti. ¿Ya tienes claro cuál prefieres para tu casa?

Previous article
¿Cuánto cuesta reformar una cocina?