Select your location
Internacional - Inglés

Blanco y gris para baños en calma

Top Trends

Un baño monocromático blanco es un valor seguro, así como uno que combine diferentes matices de grises. Pero, ¿qué tal mezclar estos dos elegantes colores? El conjunto se verá más rico y contará con interesantes contrastes, y todo sin perder la luminosidad que aporta el blanco. Así pues, con un baño blanco y gris tienes garantizado un efecto relajante inmediato. Analizamos los motivos que hacen que este dúo sea uno de los más elegidos por los usuarios en sus hogares.

Baño blanco y gris con ventanal

CLARIDAD Y ESTILO

Mientras que el blanco refleja el 80% de la luz, un gris claro lo hace con el 64%, lo que hace que su mezcla logre una estancia luminosa en la que los metros parecen multiplicarse. Aparte, tú eliges la cantidad que quieres aplicar de cada color, un baño blanco y gris puede formarse con paredes y suelos pétreos blancos tan solo matizados por bellísimas vetas grises que ofrezcan una buena dosis de sofisticación, o realmente el gris puede estar más presente en armarios y otros elementos, como lavabos, platos de ducha, inodoros, bidés, espejos… De hecho, para disimular una pieza grande, como un mueble voluminoso, conviene entonces decantarse por un gris oscuro, como el cautivador gris antracita que dará personalidad a la composición, logrando un baño más estimulante.

Baño blanco y gris con doble lavabo

Habla con el diseñador del espacio y descubre junto a él si te agradan los baños grises con perspectivas y volúmenes dibujados por el juego de claroscuros del blanco o el gris, o prefieres un efecto más sutil y discreto.

UNA PAREJA QUE PERDURA EN EL TIEMPO EN UN BAÑO GRIS

¿Tienes miedo a que este binomio de blanco y gris en el baño te resulte un tanto soso? Piensa que renovar el baño es una reforma costosa, así que es mejor ir sobre seguro con una pareja que se entiende a la perfección. De hecho, es la estancia de la casa en la que tradicionalmente el color ha tenido menos presencia.

Baño blanco y gris contemporáneo

Nuestro consejo es aplicar un toque de color en detalles que no requieran de un alto coste y, por tanto, puedas renovar cuando te canses, como toallas u elementos decorativos, como un jarrón o unas velas. Este 2020 se llevan muy especialmente el verde mint, muy clarito y refrescante, y el Classic Blue, un precioso y cautivador azul profundo. Pero es que, además, como el blanco y el gris son dos gamas neutras, conjugarán bien con cualquier otro color que te guste, un cálido amarillo mostaza, un vibrante naranja, un enérgico rojo… Los neutros tienen esa gran capacidad de combinar siempre con todo. Una idea que emplean los diseñadores de interiores es crear un panel con los diferentes tonos y colores que tienes pensado utilizar para observar cómo interactúan entre ellos. Así seguro que das con la mezcla idónea.

Baño blanco y gris con bañera

Foto: Jason Hartog

UN BAÑO GRIS CON BRILLO PROPIO

Otra idea interesante es que juegues con los tipos de acabados, incluyendo algunas superficies brillantes e, incluso, ¿por qué no?, atreverte con toques metalizados no solo donde sería usual, como las griferías, sino en una preciosa bañera exenta o el marco de un espejo. Los tonos plateados, al permanecer dentro de la misma gama cromática del gris, lucen espectaculares junto al blanco. De hecho, los metalizados están al alza en el baño gris y encontrarás en el mercado hasta lavabos en plata de alto brillo para un efecto deslumbrante.

Baño blanco y gris con tonos pasteles

Sin miedo a equivocarte, apuesta por un baño blanco y gris, pues su éxito radica en la sutileza: el blanco ofrece una imagen de limpieza e higiene, mientras que el gris dota de mayor sofisticación el conjunto.


Previous article
La cocina es cada vez más tecnológica